viernes, 27 de junio de 2014

Listos e inteligentes

Sospechaba René Descartes que los monos pueden hablar perfectamente, pero que no lo hacen para que no los pongan a trabajar. Sería algo parecido al síndrome del Risitas, ese personaje andaluz absolutamente inteligente que se hace el tonto para que los demás se rían de él, y le paguen por ello.